18 / 04 | Economía

75 AÑOS

El documento publicado por Presidencia de la Nación comienza haciendo referencia a la muletilla de los 75 años de inflación que vienen a combatir.

Sabemos que el problema de la inflación -con hitos de hiper- en nuestro país ha sido una constante en la historia económica y que muchos gobiernos han basado sus estrategias de gobernabilidad en la cuestión monetaria y fiscal -muchas veces fallida-.

Durante el último siglo, la inflación promedio fue del 105% anual, con el pico de la trágica hiperinflación del 89, que llegó al 3079%.


Este gobierno se caracteriza por compararse con dos períodos: el gobierno kirchnerista de los 12 años previos, y ahora la nueva figura retórica predilecta, la de los “últimos 75 años de inflación”. Evidentemente ha fracasado el relato de la pesada herencia.

La primera vez que se dieron a conocer datos de precios al consumidor fue en 1943, durante la presidencia de facto de Ramírez. 

Entre el 44 y el 74, es decir incluyendo los dos gobiernos de Perón y el de Frondizi, el mayor pico de inflación fue en el 59, 120% anual. Lanusse tuvo un 63% anual y Cámpora, que gobernó sólo un mes, -30%.La máxima inflación anual que tuvo Perón fue del 25% en su segundo mandato. 

Como sabemos, a mediados de los 70 se dio vuelta la matriz redistributiva del ingreso en nuestro país. El endeudamiento sideral fue de la mano con el descontrol de precios y las tasas de inflación, que llegaron en los 80 a sus peores momentos.

La historia la saben mejor que nadie quienes la sufrieron. Cuando hablamos de que en el 89 hubo más de 3000% de inflación estamos hablando de la mayor devaluación histórica del salario. Millones perdieron, literalmente, todo. La moneda argentina estaba totalmente devaluada.

Sin embargo, quienes se habían apostado al endedudamiento y tenían sus recursos en dólares, hicieron un negocio fabuloso, histórico, que los colocó hasta el día de hoy en condiciones de -vaya la repetición- condicionar la economía y la política hasta el día de hoy.

En el 91, después de que un fuerte golpe de mercado dejara sembrado el consenso de que la inflación es el principal mal de la economía argentina, se sancionó la Ley de Convertibilidad y el Austral -después Peso- pasó a ser equivalente al dólar, de manera artificial.

Pero qué cosa casual que sin embargo la inflación no desapareció: Menem tuvo en su primer mandaro un 147% anual de inflación (igual que Videla, Viola, más que Galtieri, en fin). 

"a mediados de los 70 se dio vuelta la matriz redistributiva del ingreso en nuestro país. El endeudamiento sideral fue de la mano con el descontrol de precios y las tasas de inflación, que llegaron en los 80 a sus peores momentos."

Compartir:

La matriz distributiva desigual en los 80 había quedado consolidada contundentemente. Cuando llegó la recesión, a finales de los 90, y era insostenible la ficción de la paridad peso-dólar, ya nadie podía otra vez consumir nada y hubo deflación. Los precios estaban incluso por debajo de lo que las cosas valían.

Sin embargo, producto de la devaluación real del salario y de las políticas de ajuste tanto de Menem como de De la Rua, nadie podía consumir. No había crédito para las pequeñas empresas, el desempleo era desorbitante y el país estaba parado. Después vino un período de relativa estabilidad; con el kirchnerismo la inflación anual fue de alrededor del 20% (considerable pero muy por debajo de los promedios históricos).

El gobierno de Macri asumió con dos mentiras: Pobreza Cero y bajar la inflación. En los primeros tres años de gobierno Cambiemos acumuló 182% de inflación, con casi 34% anual (ahora se prevee mucho más).

¿De qué forma creen poder colocarse por fuera del problema estructural de la inflación si ellos son parte del problema? Prometer un mundo sin inflación es una mentira, como dice la realidad, sólo cuando el país estaba parado (Menem- De la Rúa) y en quiebra hubo deflación. 

Esos famosos 75 años de inflación de los que hablan, son pura distracción. Ni la van a bajar ni tienen intención de hacerlo. El golpe maestro terminan dándolo con la solución que proponen -en base a una mentira-: más deuda. Deuda para beneficiaries de ANSES, es decir: cuando se vayan esa gente va a estar endeudada, ¿y cómo van a pagar? Lo llaman “Crédito”. La palabra correcta es Deuda.

En segundo lugar: acuerdos de precios. Después de que la variación interanual del índice de precios a 2019 fuera del 54%? No alcanza ni por lejos para compensar la devaluación del bolsillo en todos estos años, todo lo que perdimos.

Con respecto al precio de la carne, en tercer lugar, el Mercado Central y los frigoríficos van a vender 120.000 kilos a 149$ el kilo. Según un informe del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna, en 2018 la carne aumento 49,5%. De nuevo: no se compensa nada. 

Bueno, llegamos ahora a las tarifas. Otra burla del “pague dios”. En los primeros años de gobierno aumentaron las tarifas alrededor de un 2000%. Los aumentos de gas previstos se mantienen. Los de electricidad quedan hasta donde había sido ya anunciado. Nuevamente: no se compensa.

"¿De qué forma creen poder colocarse por fuera del problema estructural de la inflación si ellos son parte del problema? Prometer un mundo sin inflación es una mentira, como dice la realidad, sólo cuando el país estaba parado (Menem- De la Rúa) y en quiebra hubo deflación. "

Compartir:

Si verdaderamente quisieran compensar el gran pago q el pueblo viene desembolsando desde el 2015 a favor de las empresas de energía, una política honesta sería retribuir aumentos en forma de crédito a favor de los consumidores. O como hicieron en CDMX, reducir el IVA a la mitad.

Todo el planteo de las nuevas medidas gira alrededor del endeudamiento de les consumidores y las pymes. La deuda está instalada como la herramienta para combatir recesión e inflación, al igual que hicieron en los 70 y 80 otros gobiernos.

En síntesis, la práctica económica de estos anuncios no aspira más que, contrario a revertir “75 años”, a reutilizar medidas de gobiernos anteriores. Se pelean con la realidad porque tenemos más inflación anual que en otras décadas y nos meten sin parar en la rueda de la deuda.


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.