10 / 08 | Cultura

AMERICO BARRIOS, EL ESCRITOR DEPUESTO

1

Cuando en la década del setenta, el actual canal de las tres pelotitas, era simplemente Canal 11 y su logo era el dibujo de un rey león, estaba en manos de Héctor Ricardo García, el creador de Crónica. Enrique Medina, autor de Las Tumbas, fue por esos años uno de los tantos cameraman del canal. Hace unos años recordó que la mano creativa del ‘gallego’ García, convirtió a canal 11 en el más moderno de los canales. Su eslogan: “el canal de las noticas” y “en vivo y en directo” lo diferenciaba del resto, que no eran tantos, apenas tres más o cuatro si se incluye al canal 2.

Su equipo periodístico contaba con grandes personalidades: Ulises Barrera, Dante Panzeri, Juan Carlos Mareco, Pinky, Andrés Percivale, Américo Barrios, Pepe Peña, Roberto Galán y muchos jóvenes que más tarde serían también grandes protagonistas como Juan Alberto Badía. El Reporter Esso, conducido por Armando Repetto, fue el primer noticiero patrocinado por una empresa privada. Medina rememoró hace unos años en una nota en Página 12 que Américo Barrios se llegaba hasta el canal los sábados, munido de varios sacos y corbatas, para grabar cada uno de los micros que luego saldrían durante la semana en el noticiero central de la noche.

2

Mi abuelo, que también se llamaba Américo, se sentaba en la cabecera de la mesa, veía la televisión de manera directa, puesto que la misma estaba ubicada en el extremo opuesto, el resto, debíamos girar nuestras cabezas para poder verla. Un repasador doblado al medio frente a sus brazos sobre la mesa, un vaso medio martona de vidrio, la botella de vino Rojo Trapal -que era de litro-, la soda y el cenicero. Solía vestir un camisaco, a opinión de quién escribe, una de las prendas más cómodas, por algo también las vestía el General. Fumaba Particulares 30 y tenía un encendedor Carucita, esos de Holanda. Me sentaba a su izquierda, pero sólo durante el noticiero, porque para la cena, era mi viejo el que se sentaba junto a él.

"Con el golpe de estado de 1955, se exilia en Paraguay. Solía decir sobre sí mismo, que fue un escritor depuesto"

Compartir:

Notaba con que fruición lo escuchaba. En algunos momentos hasta dialogaba con él a través del televisor, que por supuesto no lo escuchaba. Me decía “¡escucha! Escucha lo que dice.” Pocas veces lo vi disentir, normalmente coincidía plenamente con sus monólogos. Y por supuesto el broche de oro era el final, cuando pisando su relato, repetía las palabras de ese otro Américo. ¿No le parece? Con éste Américo, el mío, había logrado su objetivo: la complicidad y adhesión del oyente.

3

Vamos a decir de Américo Barrios, que nació en Chabás, provincia de Santa Fe, un marzo de 1911. Sus padres lo llamaron Luis María Albamonte. No es pretensión de ésta columna trazar su biografía, sino hacer mención de algunos aspectos quizás no tan públicos de su vida. Del ’34 al ’40 tuvo una prolífica actividad creativa. Fue varias veces premiado. Se dice de él, que creo el género literario de ‘la fantasía’; algunos quieren creer que RayBradbury, cuando en 1950 publicó Crónicas Marcianas, creando el género de ciencia-ficción, fue porque primero leyó a Américo Barrios. Con el golpe de estado de 1955, se exilia en Paraguay. Solía decir sobre sí mismo, que fue un escritor depuesto. Se incorpora a la resistencia peronista. Fue secretario privado del general Perón durante su exilio, presenció el abrazo entre Elio Montaño y el General en Panamá, además de oficiar en algún momento el papel de Delegado Personal y cumplir misiones en Montevideo. De esa experiencia escribiría el libro “Con Perón en el exilio”. Después de 14 largos años de silencio, sobre su género favorito, en 1967 publicó el libro de cuentos “Los Invasores”. En la revista Siete días, el 30 de septiembre de 1973, declaraba: “La corriente de la historia siempre va para adelante; nunca para atrás. Entonces, él acompaña la corriente histórica. Por eso Perón siempre tiene razón. En cambio, el resto de los políticos lucha para que la corriente histórica los siga a ellos”.

Coincidirá conmigo, estimado lector, que resulta difícil hoy en día, encontrar a alguien que por el mero placer de la lectura lea a Plutarco, y no porque no valga la pena leerlo, al contrario, voy al hecho de que eso hacía Barrios. Supo ganar un Martin Fierro como mejor periodista de televisión, sin embargo, como el mismo confesara en una nota a Otelo Borroni en 1973, sus mayores logros fueron recurrir al periodismo para que sus palabras llegaran por lo menos a un millón ochocientas mil personas; compartir con Perón un duro derrotero y un largo destierro, que fue su grito de orgullo.

Sin embargo, lo que consideraba como lo más importante hecho en su vida fue haber organizado los Campeonatos Infantiles Evita. Y dice respecto de ello: “No porque los pibes jugaran al fútbol y porque de ellos hayan surgido Sívori, Maschio o Angelillo, sino porque allí cuidábamos la salud de toda una generación. Se sacaban radiografías y se detectaban y solucionaban los problemas de la salud.”

En febrero de 1982 dejó esta tierra para siempre, cuando tenía 70 años, lamentablemente su epitafio no reza lo que alguna vez deseo: “Quiero que se sepa que mantuve hasta mi muerte la lealtad al amigo, a la mina, a Perón, al jefe. Por eso, simplemente, pondría: Fue leal”.


You Might Also Like

3 Comentarios

  • Ernesto Volturo says: 10 agosto, 2020 at 15:24

    Excelente como todo lo tuyo. Mi recuerdo es algo vago en los detalles. Canal 11 era uno de los preferidos, los citados los recuerdo. El gallego García fue un creador e innovador del periodismo

    Reply
  • Lorenzo M.cDonohoe says: 10 agosto, 2020 at 20:07

    Muy buena la nota, quienes en los 60/70 leíamos Cronica porque tenía cables de France Press que trasmitía una versión más tercermundista de la política internacional disfrutábamos de su nota diaria en Cronica.
    El autor de la nota, no sólo goza de una muy buena pluma y emociona su respeto por ese grande del periodismo.
    Pd: Que diario Cronica, que TV Canal 11 y que periodista Hector Ricardo Garcia.

    Reply
  • osvaldo tangir says: 11 agosto, 2020 at 14:36

    briyante su nota, amigo. Y su serie de rescates de figuras argentinas, más que argentinas: sustentadoras de la argentinidad. Lo felicito. Y siga, por favor…

    Reply
  • Dejanos tu comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.