18 de Abril de 2021 • 14:29
27 / 11 | Sociedad

EL DESIERTO DE LO REAL

La carne descansa, el símbolo está ardiendo. A Maradona lo llevamos como un tatuaje invisible, como un fantasma que transpira en nuestras vidas. Es la ilusión del eterno retorno: siempre podemos levantarnos. Pero bueno, ahí está. Trasladan el cuerpo, pero Maradona ya está en todos lados. 

Un pasaporte en medio del desierto. Si el mundo marcha hacia la desdicha, Maradona es la construcción de un lugar donde ir cuando el desamparo pega fuerte. Gambeta, gol y corrida al infinito.  

Maradona también es el atravesamiento: una línea de tiempo en todas nuestras bio-grafías. Los recuerdos borrosos del 86 me encuentran pegado a un televisor Talent blanco y negro de 14 canales. Pero para lo que tenemos cuarenta y monedas el Mundial es el del 90. Porque es el heroísmo, el sufrimiento infernal, el “a pesar de todo” algo se puede.  

Maradona es “eso que es” por la imposibilidad de asirlo, de envolverlo, de institucionalizarlo. Es un destino sudamericano. A diferencia de Borges o San Martín, murió entre nosotros. 

Como decía Roudinesco, cuando la muerte llega no es solo el fin de algo particular, “sino el fin de algo total”. Porque la muerte es algo inconsolable, y está bien que lo sea. Porque es la forma de perpetuar ese amor que no cesa. 


You Might Also Like

4 Comentarios

  • Anahi says: 27 noviembre, 2020 at 13:25

    👏👏👏muy bueno Juan

    Reply
  • M. Liliana says: 27 noviembre, 2020 at 15:49

    Felicitaciones Juan!!!! Excelente!!!💜

    Reply
  • Alberto says: 27 noviembre, 2020 at 18:09

    Excelente comentario

    Reply
  • Mabel says: 27 noviembre, 2020 at 18:16

    Muy bueno Juan cómo siempre ompecable

    Reply
  • Dejanos tu comentario