19 / 11 | Economía, Política

EL QUE AVISA QUE NO TRAICIONA

Los significantes vacíos que adoptan los trumpistas son más efímeros que las mariposas El último intento que aglutina a economistas y periodistas: se trata de “la traición necesaria”.

Alberto Fernández debería aplicar el ajuste draconiano que le piden los mercados. De esta manera, el gobierno generaría “la confianza” de los inversores que responderían con la ansiada y deseada lluvia macrista que nunca llegó.

Varios columnistas dominicales y algunos consultores económicos han repetido la palabra “traición” como si fuera la espada que cortaría el nudo gordiano que tiene atada a la economía argentina. Por ejemplo, hace menos de un mes se organizó un seminario sobre coyuntura económica para empresarios titulado: “El Noveno Círculo de Dante”.

Otro de los significantes vacíos que fue trending topic en estos meses fue “El gobierno no tiene plan”. En un Nado Sincronizado Independiente, todas las voz han reclamado al gobierno un plan que brinde certezas, elimine incertidumbres y reestablezca “la confianza”. Desde Macri hasta Viviana Canosa pasando por Prat Gay y López Murphy todos los trumpistas repitieron ese mantra hasta el cansancio.

"En un Nado Sincronizado Independiente, todas las voz han reclamado al gobierno un plan que brinde certezas, elimine incertidumbres y reestablezca “la confianza”"

Compartir:

“A BeatifulMind” (Una Mente Brillante) es una hermosa película sobre la vida de John Nash, un matemático que se ganó el Premio Nobel de Economía por sus aportes a la Teoría de los Juegos. La película es del 2001, por eso quizás ustedes no la hayan visto. Pero para nosotros los economistas que pasamos las 4 décadas es un clásico de esos que paran el zapping.

Nuestro héroe es interpretado por Russel Crowe, y una de las historias que atraviesan la película es la lucha de Nash para aprender a convivir con sus frenemies imaginarios. El bueno de John sufre alucinaciones. Hay una regla no escrita que dice que se puede spoilear clásicos así que les cuento que el genio logra aprender a convivir con sus frenemies imaginarios que se transforman en sus más fieles compañeros.

Los trumpistas sufren del síndrome inverso al protagonista de esta hermosa biopic. Tienen ante sus ojos decenas de pruebas y evidencias contundentes que vacían de contenidos sus significantes pero ellos insisten en negarse a amigarse con sus nuevos frenemies imaginarios.

Hagamos un breve repaso por las evidencias y dejemos que el jurado popular resuelva a su buen saber y entender.

La traición necesaria

La reclamada traición necesaria ya ocurrió, pero como dice el dicho popular “el que avisa no traiciona”.

En el marco del proceso de negociación exitosa de la deuda externa con los acreedores privados, el 1 de Junio de 2020 el Fondo Monetario Internacional publicó una nota técnica a pedido del gobierno argentino. En la nota técnica, el FMI anunciaba que había revisado sus estudios y proyecciones y postulaba que la economía argentina no podría tener un crecimiento sostenible a largo plazo si tuviera que sostener un superávit primario superior al 3% del PBI.

"Hay una regla no escrita que dice que se puede spoilear clásicos así que les cuento que el genio logra aprender a convivir con sus frenemies imaginarios que se transforman en sus más fieles compañeros"

Compartir:

A los que no siguieron a pie juntillas las negociaciones, les vendrá muy bien un dato duro. Previo a la reestructuración de la deuda privada, los pagos de la deuda externa significaban un 6% del PBI. Está claro que esa nota técnica fue una jugada de trabajo de pinzas entre el gobierno argentino y el organismo financiero internacional sobre los acreedores privados para que éstos aceptaran una quita mayor.

El 21 de Julio de 2020 la cuenta oficial de twitter de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner publicaba este tuit.

El final de este capítulo de la historia argentina reciente es conocido por todes. El 31 de agosto el gobierno anunció el resultado de las negociaciones con los bonistas. Y la foto viralizada de ese acto que encabeza esta nota, vale más que mil palabras que este economista pueda tipear.

Aunque no lo veamos el plan siempre está

El 21 de setiembre de 2020, el ministro Martín Guzmán presentó en el Congreso el proyecto de presupuesto 2021. Ya todos sabemos que el año que viene el gobierno planea tener un déficit primario de 4,5% del PBI y que el plan de gobierno se basa en el fortalecimiento de sus 4 pilares: la inversión pública, la educación y la conectividad, la salud pública, la innovación y el desarrollo.

Como los amigos imaginarios del bueno de John Nash, el plan de gobierno está a la vista. Como Nash podemos aprender a convivir con él, podemos rechazarlo porque no nos gusta, pero lo que no podemos hacer es negar su existencia. Pero por si no queda claro mi mensaje tengo un regalo. Una última prueba que todes presenciamos en estos últimos días.

"“tranquilzar la economía”, darle mayor progresividad al sistema tributario y no pagar deuda hasta el 2025"

Compartir:

La semana siguiente al cierre exitoso del canje con los privados, en su roadshow mediático, el ministro de economía solía repetir un mantra que más o menos podemos parafrasear así: “ahora contamos con potentes herramientas para intervenir en el mercado de cambios cuando sea necesario”. Este mantra hacía referencia a que las carteras de títulos públicos en poder del Anses, el BCRA, BNA y demás organismos oficiales constituían una poderosa batería antiaérea contra los ataques de los aviones especulativos. Luego del canje estas carteras pasaron a contener bonos apetecibles por el mercado.

El final de esta nueva temporada de la serie aún no lo conocemos, pero en los últimos capítulos vimos cómo, superadas algunas desavenencias en torno a las mejores estrategias, el gobierno logró frenar el feroz recorrido por la escalera al cielo que venían realizando los distintos dólares no oficiales.

El Frente de Todos tiene un plan de gobierno. Las evidencias sobre su existencia están sobre la mesa sólo es necesario querer verlo.

El plan está escrito, sólo hay que saber leer las pistas. Las pistas están en el acuerdo con los bonistas, en la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva y en el Presupuesto 2021.

La apuesta consiste en crecer impulsando la demanda agregada con una política fiscal sostenible enfocada en sus 4 pilares, “tranquilzar la economía”, darle mayor progresividad al sistema tributario y no pagar deuda hasta el 2025.

Esta semana llegaron los enviados de Kristalina. Todavía no sabemos si Kristalina Giorgeva tiene, o no, más coincidencias con Anne Krueger que el cargo que ocupa y su corte de pelo clásico.

Quién viva, lo verá.


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.