22 / 07 | Política

MAMÁ LEONA

En todas sus redes, @mariuvidal se describe como “Mamá orgullosa de María José, Camila y Pedrito. Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires.” Primero como mamá, después como gobernadora. Se muestra siempre acompañada por vecinos, jubilados, policías, chicos y laburantes. Nunca sola. Los toca, los abraza, les da la mano, los acaricia y se saca selfies con ellos. Casi siempre sonriendo, excepto cuando se trata de temas serios: cuando se habla de narcos, Vidal no se ríe. La complejidad de la gobernadora está hecha de trazos gruesos exitosos. Sí, es una política célebre en el difícil arte de mostrarse simple. La crítica a su imagen consiste justamente en oponer las armas a la inversión en comunicación con que se construyó el fenómeno Vidal.      

Este año, la campaña de la gobernadora es decisiva para ganar la provincia y la nación. En sus spots se muestra potente y firme, confrontando directamente con “los de afuera” (es decir, Kicillof que saltó de la ciudad a la provincia). Al mismo tiempo insiste con la pertenencia y busca identificarse con los bonaerenses a través de frases como “soy una bonaerense más”, “estudié, trabajé y la peleé toda la vida como vos”, “una más que se crió en casa de laburantes”, para desembocar en un “nosotros, los bonaerenses”.   

Como toda la comunicación de Cambiemos, la suya es especialmente compleja porque mantiene una tensión entre el progreso que se opone a un pasado de la vieja política y la medida precisa de tradicionalismo que la sociedad demanda. Su principal objetivo es mostrarse más allá de una posición política. La imagen tiene esa flexibilidad y plasticidad: permite formar y deformar la opinión pública, exhibir impunemente un poco de progresismo donde no lo hay y algo de conservadurismo cuando se necesita. Vale la pena analizar las capas de información y contradicciones que nutren el perfil de la gobernadora para descifrar una pieza clave en este duelo electoral. ¿Qué imagen muestra Vidal? ¿Cómo comunica la primera mujer electa como gobernadora de la Provincia de Buenos Aires? ¿Qué lugar tienen las mujeres en su gabinete? ¿Cuál es su discurso sobre el feminismo? ¿Cómo se articula imagen, gestión y acciones políticas? ¿Cómo se perfila la campaña 2019, pieza decisiva para ganar la presidencia? Podríamos anticipar que Vidal encarna la supremacía moral, una instancia anterior a la política. Es, a su modo, la Carrió del macrismo.


"Como toda la comunicación de Cambiemos, la suya es especialmente compleja porque mantiene una tensión entre el progreso que se opone a un pasado de la vieja política y la medida precisa de tradicionalismo que la sociedad demanda"

Compartir:

Mamá

Vidal mamá: vestida con colores claros, de voz pausada y tono suave. Durán Barba dice que la gobernadora tiene que construir una imagen que busque contrastar con la supuesta “masculinidad” de Dilma Rousseff. Madre leona, caracterizó y aconsejó a la gobernadora sobre su rol de mujer. “Seguir mostrándose femenina y como una madre. Pero una madre leona que cuando ve que a sus cachorritos, que serían los bonaerenses, los atacan tipos malos como el narcotráfico y la delincuencia, reacciona con enorme ferocidad.”

La comunicación política trabaja sobre roles, arquetipos y funciones que configuran el universo simbólico y cultural de eso que brutalmente podemos unificar como “sociedad”. La opinión pública manday resulta que es bastante conservadora. Burdamente se conecta a la maternidad con la sensibilidad. Luciana Panke tipificó tres perfiles al analizar las campañas presidenciales de mujeres latinoamericanas: la madre, la guerrera y la profesional. Sobre la madre, la investigadora brasileña señala que es un rol muy explotado ligado a la cuestión del cuidado de los otros y a un aspecto emocional de la mujer. Dice que la “madre” predomina entre las mujeres de derecha, aunque no está estrictamente ligado a una corriente ideológica, Cristina también explota este perfil en algunas piezas. Hay que reconocer que la comunicación política, en especial durante las campañas, incurre, en todos los casos, en un conservadurismo donde garpa más un perfil tradicional de las mujeres. Aunque es cierto que el auge del movimiento feminista movió los cimientos de la opinión pública y en esta campaña las cosas van a ser distintas, todo depende del viento electoral. La opinión pública manda. Las masas imponen la agenda, dice Durán Barba. Detrás de esto: cultura y patriarcado legitiman.

Mujer

El auge en la participación política del movimiento de mujeres y el apoyo a sus reclamos por parte de algunos sectores de la derecha (por ejemplo, el apoyo de algunos cuadros de Cambiemos a la legalización del aborto) llevó a muchas intelectuales y políticas a preguntarse si el feminismo puede ser de derecha. Andrea Conde afirma que el feminismo es un movimiento político que busca romper colectivamente con la reproducción de desigualdades y se opone a las garantías personales y libertades individuales, por lo tanto sostiene que no existe el feminismo de derecha.

"Hay que reconocer que la comunicación política, en especial durante las campañas, incurre, en todos los casos, en un conservadurismo donde garpa más un perfil tradicional de las mujeres."

Compartir:

¿Y qué dice Vidal en relación al feminismo? La gobernadora habló sobre esto en una entrevista realizada en el diario La Nación: “No me considero feminista. Me considero una persona que defiende los derechos de todos, de las mujeres, de los que siempre se quedaron atrás, de los chicos, de los que menos tienen. La sociedad no es pareja en la distribución. Y sí me considero una promotora de la igualdad de oportunidades y así creo que tenemos que estar.”. Desde el feminismo, este comentario borra el sometimiento específico que sufren las mujeres, equiparando esta situación con otros sectores oprimidos. Desde la población bonaerense que la apoya probablemente esta defensa amplia resulta más abarcativa y alimenta a todos los que se sienten afuera del movimiento. Así se desmarca del feminismo.

Gobernadora

Con el territorio más poblado del país, altas tasas de inseguridad, una desigualdad creciente y fuerzas de seguridad indomables, el conurbano nunca antes había sido gobernado por una mujer. Vidal es la primera gobernadora de la provincia de Buenos Aires. Aunque es inédito, su comunicación de gobierno opta por fórmulas como “‘la generación que está cambiando la provincia’, ‘juntos podemos’, ‘todo el esfuerzo que estamos haciendo juntos vale la pena’, ‘nos tocó hacer lo que ya debería estar hecho hace mucho tiempo’ o ‘nosotros somos la provincia’, entre otras.” El foco está en el armado de equipo, del trabajo conjunto y de la “pesada herencia” en sintonía con la línea comunicacional de Cambiemos. Vidal es la primera mujer electa para el cargo. Un hecho histórico y una conquista política que en Cambiemos no se subraya. Recordemos cuánto de eso estructuró el relato de la presidencia de Cristina. Esa condición (primera presidenta mujer) organizó su relación con la sociedad, con el poder económico, con la clase política, con los sindicatos. Lo de Vidal entra y sale de escena.  

En relación a la actividad política y gestiva, Vidal presenta una imagen de empoderamiento de las mujeres, mientras que su gabinete tiene una muy baja participación femenina. La diferencia entre la composición desigual del gabinete y la imagen de empoderamiento femenino que promueve la gobernadora afianza su rechazo al feminismo. Cuando le preguntaron en Infobae por esto, argumentó que su gabinete no cuenta con altos cargos femeninos porque las que lo formaban en la ciudad se desarrollaron en sus carreras, crecieron y ahora ocupan puestos jerárquicos a nivel nacional. ¿Y las otras?

"Vidal es la primera mujer electa para el cargo. Un hecho histórico y una conquista política que en Cambiemos no se subraya."

Compartir:

Su posición ideológica también impacta en las decisiones políticas que lleva adelante como, por ejemplo, la subejecución del presupuesto provincial destinado a políticas de género; en su manifiesto rechazo al proyecto de ley sobre la interrupción voluntaria del embarazo; en la muy paradójica persecución a las trabajadoras de la línea 144, que es la vía de atención de la provincia a mujeres en situación de violencia. Mientras ejecuta sanciones y persecución (por ejemplo, la persecución a docentes que adherían a medidas de fuerza durante las negociaciones paritarias), en su discurso individualiza el conflicto.

Su comunicación de gobierno no refleja sus acciones políticas o su gestión: a veces por derecha y otras por izquierda. Se trata de esa enorme capacidad que tiene el macrismo para, a través de la comunicación política, no identificarse con posiciones específicas. El relato se solapa sobre los hechos que tiene como gesto fundamental la despolitización de la política: sin Estado, sin partidos, sin sindicatos, ni movimiento de mujeres. Dicho esto, hay que reconocer que es exitoso y que prende en la opinión pública. Es ella, acompañada de una jubilada, de alumnos de una escuela, de maestras, de obreros, etc. Se abrazan, se besan, se acarician, se sonríen.


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.