19 / 08 | Política

NARRATIVA Y TABLERO

Una complicación

Si bien no es posible dar cuenta de su magnitud, en el 17A presupongo una complicación para el gobierno. No tanto por el contorno de una asistencia masiva, ni por su cobertura nacional materializada en decenas de ciudades, tampoco por las minorías ruidosas que están dispuestas a sobreponerse al instinto de supervivencia con tal de expresar su malestar.

Tampoco porque la marcha sirve para consolidar el núcleo duro amarillo ni porque ayuda a ratificar su identidad; ni siquiera porque la ausencia de protocolos sanitarios en las marcha serán luego riesgos para el sistema de salud que habrá que gestionar. El 17A también opacó la noticia de la vacuna y la estela del festejo del acuerdo con bonistas. Pero nada de todos esto es lo verdaderamente grave.

Si el 17A fue una complicación es porque puso en evidencia que Juntos x el Cambio ya tiene sus dos narrativas estratégicas de cara a las próximas elecciones; y que estas narrativas le permiten organizar una oferta electoral para gustos variopintos.

"El 20 de junio, día de la bandera, hizo un banderazo; en 9 de julio, día de la independecia, abogó por la independencia de poderes; el 17 de agosto, día del libertador San Martín, llamo a defender la libertad"

Compartir:

Narrativa patria

En primer lugar JxC descubrió la historia; o mejor, encontró en la historia una narrativa. Los episodios de la historia se revelan como tierra fértil en slogans y el patriotismo se vuelve eficiente para ejecutar calls to action. El 20 de junio, día de la bandera,  hizo un banderazo; en 9 de julio, día de la independecia, abogó por la independencia de poderes; el 17 de agosto, día del libertador San Martín, llamo a defender la libertad. La bandera Argentina es usada como una sinéqdoque: nunca fue más la parte por el todo que ahora; la patria ha dejado de ser el otro en esta narrativa, y es la postura partidaria la que se asume como totalidad de la nación. La historia es un objeto extraño en JxC.

Macri tuvo su momento “Querido Rey” a contrapelo del sentido patrio; pero que los líderes nada sepan de historia no quiere decir que las consignas patrias no movilicen a su base ni que sus consignas sean carne de marketing.

Un actor interpreta la gesta y el llamado: volveremos a hacernos oír, nos van a escuchar. El mensaje es corto pero operativo. El actor llora, vocifera, se quiebra; y al tiempo se desmarca de partidismos. La convocatoria es promovida indirectamente. La capitalización es directa. ¡Y que viva la patria, eh!

"Juntos x el Cambio ya tiene sus dos narrativas estratégicas de cara a las próximas elecciones"

Compartir:

Comedieta

La política es una comedieta, decía Leónidas Lamborghini. Juntos x por el Cambio encontró una narrativa en la comedieta de sus diferencias internas. Que Horacio así pero que Patricia asá. Que unos van, que otros no. Que algunos dicen que es irresponsable, que no parece una buena idea. Otros que cuando la patria “está en peligro” vale todo excepto no defenderla. Es muy posible que, de aquí en más, los dimes y diretes y el devenir de este conflicto interno comience a colonizar centimetraje mediático.

"La bandera Argentina es usada como una sinéqdoque: nunca fue más la parte por el todo que ahora; la patria ha dejado de ser el otro en esta narrativa"

Compartir:

Y aunque sea difícil explicar las razones de por qué estaría en peligro la patria -dicho sea de paso, la consigna “La patria está en peligro” ya fue utilizada por Echarri, Sbaraglia, Grandinetti y varios más cuando el FMI volvió a ingresar en la escena local pero tiene su origen maldito en los movimientos realistas de corte reaccionario que buscaban restaurar el poder prerevolucionario-, es muy posible que esa diferenciación interna (Las Patos y Los Horacios) signifique la colonización del extremo derecho y la expansión en el centro del arco político y que, por añadidura, el ala dura se comerá todos los golpes así llega indemne el líder porteño. Se quedan al fin con el wing maximalista y el centro moderado y ponen al gobierno en otro wing, lo arrinconan en el otro extremo. La disputa, entonces, marca al mismo tiempo, la zona de expansión de la oposición y las dificultades del oficialismo para conservar terreno al centro.

Batalla interpretativa

Entre narrativa patria y comedieta ya desplegaron el teatro preelectoral. En la comedieta unos, los que no tienen responsabilidades, apuntalan los valores; y otros, estando en ejercicio del poder, la gestión. A todo esto, hay que agregar que el gobierno está perdiendo la batalla interpretativa. La moratoria se lo convirtieron en Cristóbal López; Vicentín se convirtió en Venezuela y ahora están logrando instalar la sinonimia entre reforma judicial e impunidad para CFK. La subsunción de Alberto al arbitrio de Cristina es también un fenómeno derivado de la pérdida de esta puja semiótica; pero, al mismo tiempo, es el achicamiento de la cancha del presidente y, en definitiva, su acorralamiento. Siempre queda la gestión; gran activo de los oficialismos. Pero, en época de pandemia, habría que revisitar el postulado que señala esto como ventaja.

"A todo esto, hay que agregar que el gobierno está perdiendo la batalla interpretativa. La moratoria se lo convirtieron en Cristóbal López; Vicentín se convirtió en Venezuela y ahora están logrando instalar la sinonimia entre reforma judicial e impunidad para CFK"

Compartir:

Vidriera nacional

HRL tiene y tendrá ocasiones diversas para jugar su papel. Tensará internamente con los más radicales -quiero decir, radicalizados- de su grupo para ampliar su arco y tensará con el presidente -a quien debe estar agradecido por regalarle una vidriera nacional y quincenal, donde ensayar un gobierno “a escala”- con quien dialoga “en la diferencia”. Todavía le falta disputarle al macho alfa del PRO, hasta que no gane esa batalle contra el número uno, no puede liderar JxC. Esa historia merece ser contada. Estas tres fuentes brindarán el contorno de la figura.

Cada vez es más evidente que el presidente, armándose un esquema de liderazgo ameno y racional, supo armar y proyectar a ese “otro de sí” que es Larreta. A quienes, si no pusiésemos como rivales, serían los que a dúo superan a Cristina y Macri en un hipotético nuevo capítulo. Un nuevo eje de límites más difusos.


You Might Also Like

2 Comentarios

  • Mingo Vitale says: 19 agosto, 2020 at 12:03

    interesante articulo

    Reply
  • Liz says: 23 agosto, 2020 at 18:23

    pregunta a la autora: qué hace mal el goberno que “peride las batallas de la interpretación?” muchos sentimos que es la comunicación. que no juega con las armas comunicacionales ni las estrategias…

    Reply
  • Dejanos tu comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.