09 / 12 | Poesía

PARA SIEMPRE

Abramos la cerveza, hermana.
Papá, prendé la tele.
El cielo está tan oscuro esta noche
y las estrellas parecen puntos
donde perderlo todo.
Mamá, comprate ropa.
Los perros ladran.
La luna está tan linda
y tan cercana que la Tierra
parece otro lugar.
Papá, vení conmigo.
Hijita, bailemos juntos.
La noche se llena de promesas
y las promesas tienen su porvenir,
acá nomás. Hay baile en la calle.
La gente se abraza.
Caen por los pómulos
unas gruesas lágrimas,
como agua bendita o como sidra.
El pan de la vida
se hornea despacio.
Pero esta noche
todo el perfume del trigo
se puso a inundar a los de abajo.
Qué sombra celeste
y qué nube blanca.
Hermanas y hermanos,
¿qué puedo decirles
que ustedes no sepan?
Estamos volviendo.
Si nunca nos fuimos.
Estamos acá.
Somos los de siempre.
Aunque no nos cuenten,
a veces, un rato.
Volvemos y somos
los que siempre están.
Servile un vaso de whisky a la vecina,
un plato de sopa al joven mendigo.
Dale un pulover al que tiene frío,
y un abanico al que sufre calor.
La patria tan vieja
se reparte un poco
y se desnuda apenas
mostrando los pies.
Un niño da vueltas
en un torbellino
y hay un submarino
que viaja al revés.
La sombra y la patria
se besan la boca.
La luz y el planeta
se sueltan las trenzas.


You Might Also Like

2 Comentarios

  • Marta Giana says: 11 diciembre, 2019 at 01:24

    Hermosa Martín! Refleja muy bien esta noche.

    Reply
  • Alberto says: 21 diciembre, 2019 at 17:19

    Bellísimo. Para estar todo ahí; todo el hoy.

    Reply
  • Responder a Alberto Cancelar respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.