31 / 05 | Mundo

PEDRO EL AFORTUNADO

El intenso proceso electoral español del último mes ha confirmado que Pedro Sánchez es el muerto-resucitado más impactante de la política contemporánea.

Las elecciones generales del 28 de abril configuraron al parlamento que lo encumbrará nuevamente presidente y el último domingo, tan solo 30 días más tarde y en unas elecciones triples (municipales, autonómicas, y europeas), Sánchez ha ganado todo y fortalecido sus posiciones.

En 2015 el PSOE gobernaba en 4 comunidades autonómicas. Este domingo ganó en 10 de las 12 que votaban, se hizo con decenas de ayuntamientos, y fue uno de los pocos partidos socialistas europeos que obtuvo el primer puesto. Pero repasemos…


Pedro Sánchez había alcanzado la dirección del partido en 2014 en plena crisis del bipartidismo. Podemos se expandía y le respiraba en la nuca.

Al cabo de 2 años complicados para Pedro fue destituido por el aparato del PSOE en un golpe palaciego impactante. Sánchez no había podido tejer alianzas para formar gobierno y se negaba a abstenerse para permitir gobernar al PP en pos de evitar la acefalía, tal como preferían sus compañeros. Sánchez se jugaba su chance de ser presidente y su partido perdió la paciencia pronto. Pocos lo querían. Su soporte se resumía a un puñado de fieles. Hasta Patxi López, leal y disciplinado nivel Pichetto, le soltó la mano.

"Pedro dio en esa campaña un giro discursivo poco original pero altamente rendidor: “Lo que diga Pablo Iglesias, pero un poco más tranqui” era su nuevo speech"

Compartir:

Renunció a su banca y comenzó su marcha en el desierto. No éramos pocos quienes veíamos en él un cadáver político.

Sin embargo recobró la Secretaría General del PSOE pocos meses más tarde en elecciones primarias gracias a las bases. Susana Díaz, baronesa entre varones, tenía todos los apoyos para ser la primera Secretaria General mujer del partido. Era la elegida. Pedro dio en esa campaña un giro discursivo poco original pero altamente rendidor: “Lo que diga Pablo Iglesias, pero un poco más tranqui” era, palabras más palabras menos, su nuevo speech. Atrajo a la militancia progresista que estaba huérfana y rechazaba a Susana por su socialismo conservador andaluz.

Regresó al Congreso y en 2018 consiguió apoyos variopintos –incluyendo a Podemos, el nacionalismo vasco y los independentistas catalanes– para destituir a Rajoy en una pirueta que si repite mil veces no le sale. Consiguió ese día lo que ya nadie creía posible: ser presidente del Gobierno. El sistema parlamentario es fascinante.

A ojos de hoy da la sensación de que a Pedro Sánchez lo tirás por la ventana y cae parado. Ha liderado al PSOE durante la incómoda ebullición podemita y en plena crisis catalana. Y, al menos de momento, esquiva todo lo que le tiran.

Los cambios más relevantes no siempre son evidentes para la mayoría, decía Mora y Araujo. Esto no aplica a la España de la última década: cambió y todos nos dimos cuenta. Pero el bipartidismo se negó a aceptarlo. No sabía qué hacer con el juguete roto. Tras 40 años pescando en aguas tranquilas, los dos partidos dominantes no entendían por dónde era la renovación.

Sánchez, el evidente, el ambicioso, el ventajita, el ambiguo, el contradictorio, el actor, pero sobre, el afortunado, lo consiguió. Era por abajo.

"da la sensación de que a Pedro Sánchez lo tirás por la ventana y cae parado"

Compartir:

El aparato socialista, Felipe González, Rubalcaba, Grupo Prisa (brazo mediático del partido), todos le dieron la espalda. “Sánchez es un gilipollas”, murmuraban. “En Sánchez no se puede confiar”, decían, “no tiene lo que hace falta”. Contra todo pronóstico, lo tuvo. Y la suerte, factor indispensable, conspiró a su favor.

Durante el último año, la fuerte subida de Vox en las encuestas se tornó para la derecha una piedra en el zapato similar a la que Podemos había representado para PSOE. Mientras Pedro se vio extremadamente favorecido por la deriva hacia la izquierda de Pablo Iglesias, que le cedió gratis la centro-izquierda moderada, la irrupción de Vox en los medios de comunicación provocó una reacción hacia la derecha tanto del PP como de Ciudadanos. La avenida del medio se ensanchó y nadie la disputaba. Sánchez rió a carcajadas.

Hoy, con una posición fortalecida y Podemos por el suelo, es presumible que no desaproveche la ocasión para empujar a la formación morada al abismo y ajustar algunas cuentas pendientes. Supervivencia y venganza, ambas aplican.

Doña Manuela Carmena, que se había sacado a Podemos de encima para estas elecciones y cooptado como heredero a Iñigo Errejón dentro de su formación Más Madrid, ganó en votos para repetir como alcaldesa de Madrid pero lo tendrá difícil para formar gobierno. Está en manos de Ciudadanos, que tiene que definir si apoya su candidatura ya respaldada por el PSOE, o le da gobierno al candidato del PP, que cuenta con el apoyo de Vox.

Errejón, candidato a presidente de la Comunidad de Madrid, le sacó 10 puntos a Podemos (15% vs 5%) en esa puja privada que se abrió entre ellos tras su salida, pero tampoco parece muy probable que le vaya a servir de algo. Todo apunta a que el PP conseguirá los apoyos necesarios para seguir gobernando un bastión que domina desde 1995. Si fuera el caso se abriría una incógnita sobre el futuro de Iñigo. De quedar sin poder territorial, sin socios, sin madre política, sin partido… ¿Qué pasaría si Sánchez lo tentara?

"Errejón, candidato a presidente de la Comunidad de Madrid, le sacó 10 puntos a Podemos en esa puja privada que se abrió tras su salida, pero tampoco parece muy probable que le vaya a servir de algo"

Compartir:

En Barcelona, Ada Colau igualó en escaños con Esquerra Republicana (ERC), y ahora pelean mano a mano a ambos lados de la grieta catalana para quedarse con el tan preciado Ayuntamiento. Indepes vs anti-indepes. El ex Primer Ministro francés Valls, aliado de Ciudadanos, ya ofreció a Colau su apoyo para evitar el encumbramiento del independentismo.No será fácil.

Los ex aliados de ERC en la ficticia independencia del 2017, JuntsxCat, obtuvieron la primera posición en las europeas y de esta manera el autoexiliado Carles Puigdemont consigue trabajo en su refugio: Bruselas. Habrá que ver en los próximos días si acude o no a España (aun sin fueros) para hacerse con el acta de eurodiputado.

Atentos a los nuevos capítulos del conflicto catalán. Es un cuento que nunca termina y que lo seguirá condicionando todo. Jubiló a Rajoy recordándonos que la suerte no dura para siempre.

Con el mal momento de Podemos y las posibles salidas de Colau y Carmena de sus respectivas alcaldías concluiría el período conocido como el de los “ayuntamientos del cambio”. La nueva política retrocede. Lo nuevo es la vieja política. O la política, sencillamente.

Una taxista barcelonesa despotricaba estos días: “Colau hizo mucho carril bici pero arruinó el tránsito. Liberalizó a los top manta (vendedores ambulantes subsaharianos de imitaciones Gucci) perjudicando a los que pagan impuestos. Dejó entrar a Cabify y jodió a nuestro gremio… dice que le planta cara a Airbnb pero de facto todo el mundo alquila su piso a turistas empujando los alquileres a las nubes…”. La señora reclamaba orden.

"Naciones Unidas publicó un informe sobre esta problemática llamado la “financiarización de la vivienda”. La vivienda is the new timba"

Compartir:

Efectivamente los precios de alquiler de vivienda en Barcelona y Madrid se han disparado y siguen subiendo a precios nunca conocidos. No es un fenómeno español sino una tendencia global que apunta a convertirse en crónica. Naciones Unidas publicó un informe sobre esta problemática llamado la “financiarización de la vivienda”. La vivienda is the new timba.

Según el instituto Nacional de Estadística los residentes de Madrid y Barcelona llegan a gastarse un 40% de sus ingresos en vivienda. La tendencia puede ser global, pero la percepción es siempre local y reclama culpables.

No es el perro el mejor amigo del hombre sino el chivo (expiatorio).

Mientras tanto, en Europa…

A falta de 50 escaños, la Gran Coalición bipartidista ya no tiene la mayoría absoluta necesaria para gobernar la UE, tras 40 años de hegemonía.  Tendrán que tejer alianzas para elegir presidente de la Comisión Europea, colegio de comisarios, Consejo Europeo y presidente del Banco Central Europeo, entre otros cargos. Por primera vez serán necesarias al menos 3 fuerzas para formar gobierno. Queda así conformado el Europarlamento más fragmentado de su historia. Liberales y verdes mejoran ambos sus posiciones y serán la clave para forjar acuerdos.

"Por primera vez serán necesarias al menos 3 fuerzas para formar gobierno. Queda así conformado el Europarlamento más fragmentado de su historia"

Compartir:

Lo que se ha dado en llamar la extrema derecha (ese batiburrillo de ultranacionalismos, eurófobos, ultraconservadores, xenófobos y otras cosas más) consiguió su mayor marca continental si los sumáramos a todos (25%). Ya son primera fuerza en Francia, Italia, Reino Unido, Polonia, y Hungría. Aun así, al no conformar un solo bloque sino estar repartidos en tres, su posición queda debilitada.

Macron, superado por Marine Le Pen (22% a 23%) recibió a Sánchez de inmediato en el Elíseo escenificando una alianza socialista y liberal, “europeísta para frenar a la extrema derecha”. Se juntaron sobre todo a rosquear.

La UE inicia una nueva legislatura y si bien el miedo a una Europa desintegrada no se extingue, se han ganado 5 años. Como siempre, el salario real definirá el futuro. El presente es de pactos entre europeístas. Pedro Sánchez, el afortunado, se erige como pieza clave en las negociaciones.


You Might Also Like

Comentarios

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.