24 / 05 | Ciudades, Cultura

SERGIO DENIS Y LA MÚSICA BEAT

Se fue Sergio Denis, el muchacho que cuando a fines de la década del sesenta se vino a Buenos Aires a probar suerte trajo consigo a todos los pueblos cercanos a Coronel Suárez, a los que cada sábado visitaba como cantante de Los Jokers, aquel grupo tan exitoso de los sesenta en la zona. Esa fue su primera hinchada, la barra de un joven que tenía destino trascendente, y así fue. Eran tiempos donde Leo Dan había dominaba la popular con éxitos como “Estelita”, “Cómo te extraño, mi amor” y “Santiago querido”. En junio de 1967 había explotado “La balsa” en versión de Los Gatos, y en 1968 se editaba “La magia de Sandro”, acaso el álbum más emblemático del gitano de fuego y ya andaba Donald tiritando mientras de Chile llegaban Los Ángeles Negros, inaugurando un sonido que luego tendría continuaciones en grupos como Los Galos, Los Golpes y Los Pasteles Verdes, entre otros. Brasil nos mandaba un peso pesado como Roberto Carlos y surgían grupos con fuerte impacto que por ahí metían un solo éxito pero muy taquillero, como por ejemplo el Trío Galleta que clavó “Estoy herido”, hitazo que pegó fuertísimo y lo pasaban en todas las radios casi como en cadena. Por el lado de la cumbia estaba El Cuarteto imperial, grupo originario de Colombia, pero radicado en Argentina, que ya en 1964 se instala con “Adiós Corazón” y la muy pegadiza “El Perico”, a las que luego se sumarían otros temas que aún hoy suenan en más de un casamiento como “Río Mamoré”. Por aquellos años sonaba otra agrupación que haría historia y eran Los Wawancó con esa voz irrepetible del colombiano Hernán Rojas. Tuvieron mucho éxito con “Villa cariño”, tema que hacía referencia a los bosques de Palermo y sirvió para nombrar aquellos parajes en las afueras de los pueblos y ciudades chicas donde “se hacía el novio”. Los Wawancó tuvieron infinidad de temas muy taquilleros como “La casita blanca” y “El pescador”. El Club del Clan arrasaba instalando nombres como el gran Chico Novarro con “El Orangután”, “El camaleón” y “Un sombrero de paja”, y por lejos la gran figura femenina del momento era Violeta Rivas, que tuvo épocas de éxito imposible de dimensionar con tanques como “Qué suerte” y “El ladrillo”. Eran los tiempos de Twist y  también sonaban muy fuerte Johnny Tedesco y el changuito cañero Palito Ortega.

Hablar de fines de los sesenta y comienzos de los setenta es situarse en un tiempo histórico donde el pop y la denominada música beat musicalizaban el furor creciente por la minifalda y los pantalones Oxford. Salían long plays compilando los éxitos de programas televisivos como Música en Libertad, Alta Tensión y Sótano Beat. En la ciudad de Buenos Aires y algunos lugares del conurbano empezaba a levantar vuelo el “rock de acá”, pero faltaban años para que equiparara a la movida pop que tendría entre sus principales espaderos a Cacho Castaña con su primer éxito que fue “Me gusta, me gusta”, mientras Nino Bravo llegaba desde España lo mismo que José Luis Perales, Manolo Galván, Dyango y por supuesto Raphael. De Italia venían Nicola Di Bari escoltado por Salvatore Adamo, Bobby Solo e Iva Zanicchi mientras Mina ya reinaba y una joven Ornella Vanoni empezaba a disputarle el trono, Gigliola Cinquetti también venía por lo suyo y el napolitano Gian Franco Pagliaro, ya instalado en el país, marcaría un hito con esa belleza titulada “Todos los barcos, todos los pájaros” que tiene un atractivo comienzo con un sonido marítimo y la bocina de un buque. Por esos años salían grupos como para hacer dulce como Los Náufragos, Safari, Industria Nacional, solistas exitosísimos como Sabú con “Vuelvo a vivir vuelvo a cantar”, Heleno con “La chica de la boutique”, Rubén Mattos y sus celebradísimos “Salta pequeña langosta” y “Que la dejen ir al baile sola”, Raúl Padovani que rompería todo con el hitazo de 1972 “Una noche excepcional” y, por supuesto, Palito Ortega y Los Iracundos seguían en los primeros lugares de la consideración popular junto a Sandro.

"Al interior del país los éxitos llegaban un poco más tarde que en la actualidad y también duraban mucho más tiempo que ahora en el candelero. Por ejemplo el tema del western “Duelo en el Cañón del Diablo” versionado por el Grupo Uno de Comodoro Rivadavia"

Compartir:

Entre todas estas espadas empezó a abrirse paso Sergio Denis, que pegó fuerte con “Te llamo para despedirme”, un tema que trajo la innovación para aquellos tiempos de comenzar con el sonido de un teléfono y una voz femenina diciendo “hola”. Por ese entonces Los Beatles soplaban una bombilla en un recipiente con agua para simular el sonido del nado del pulpo en el mar en el tema “Jardín de los pulpos”, de Ringo Starr. No era nada sencillo hacerse un lugar entre tantas figuras y una industria despiadada que sólo entiende de números y facturaciones.

Fines de los sesenta y despuntando los setenta era el tiempo de la brutal hegemonía de los tocadiscos Wincofon y la edición de discos simples, con dos o cuatro temas a lo sumo, que se vendían como pan caliente cuando se editaba un éxito. Al interior del país los éxitos llegaban un poco más tarde que en la actualidad y también duraban mucho más tiempo que ahora en el candelero. Por ejemplo el tema del western “Duelo en el Cañón del Diablo” versionado por el Grupo Uno de Comodoro Rivadavia. Era usual que se llamara a la radio zonal dedicándole la canción romántica de moda a la ocasional pareja y sonaban un muy nuevo Julio Iglesias con su hit “Un canto a Galicia” y también alguien que daba sus primeros pasos, José Luis Perales, debutaba con un disco en 1974 que tenía el arrollador “Celos de mi guitarra”. Sonaban mucho Tormenta con su hit “Cebando mate”, Leonardo Favio con “Fuiste mía un verano” y “Ella ya me olvidó”. Definitivamente eran otros tiempos, los tiempos de los padres de quienes hoy andan en torno a los 40 pirulos, por eso la muerte de Sergio Denis ha tenido tanta repercusión y se han escuchado sus canciones a todo volumen en más de un barrio, porque en lo suyo fue un artista digno y los pueblos son muy precisos al subir a lo más alto a las figuras de la música popular y comercial. Cuando pasen los años alguien verá los videos de gente bailando en la calle canciones de Sergio Denis y pensará “este habrá pegado fuerte para recoger tanto amor”.

"Se fue un artista inmenso, que enalteció el concepto de artista pop, tan degradado generalmente"

Compartir:

Faltaban algunos años para el ingreso potente del rock nacional y todavía se privilegiaban las letras en castellano, el cine producía, una tras otra, películas livianas con estos artistas populares y se llenaban las salas a lo largo y ancho del país. Los grandes tanques del pop internacional eran figuras como Aretha Franklin, Tom Jones, Johnny Mattis o Engelbert Humperdink y empezaba a sonar con todo la californiana Creedence… Hoy es increíble recordar los ritmos que por aquellos años se consideraban movidos al punto tal que más de uno de aquellos hits hoy se bailarían en pareja. En esos años pesaban publicaciones como Radiolandia, Antena, Gente, Nocturno, la popular Así  y Siete Días, revista en la que Jorgelina Aranda se mandó una serie de fotos en Toples que fue muy gratamente recibida por el piberío. En 1970 comenzaba a editarse la entrañable Pelo y en la radio aparecía allá en LS4 Radio Continental “Las siete lunas de Grandall”, con la conducción de la sensual e inolvidable Betty Elizalde. El único medio para comunicarse en directo era el teléfono, artefacto para nada masivo por entonces. Los grupos soporte de aquellos años, ya sea para grabar en estudios o para giras, estaban plagados de figuras en muchos casos provenientes del jazz como Carlos Franzetti, que supo integrar la Conexión Nº 5 de Carlos Bisso, gran banda que se animó a hacer covers en inglés de éxitos internacionales. También hay que mencionar a Jorge Navarro, Ricardo Lew, Fats Fernández, Jorge López Ruíz que como director musical de Sandro alguna vez dijo “En Trigal pude meter esos acordes subversivos” u Horacio Malvicino, por nombrar algunos que se aparecen en la memoria. Mientras tanto, en 1973 estallaría “Fresa salvaje”, primer hitazo de otro español: Camilo Sesto.

La muerte de Sergio Denis resulta inseparable de un tiempo histórico para nuestra música popular. Se fue un artista inmenso, que enalteció el concepto de artista pop, tan degradado generalmente. No es nada fácil mantenerse durante más de cuatro décadas en el candelero y más difícil aún que una canción popularizada por él como “Te quiero tanto” se haya transformado en uno de los cantitos más entonados por las hinchadas. Quien repase su discografía encontrará canciones con más o menos impacto comercial, pero no habrá duda de que siempre abordó su repertorio tratando de poner la mayor calidad posible porque siempre fue un artista preocupado más que nada por el buen gusto. Grabó versiones dignísimas de temas famosos como “Cuando salga el sol” de Gilbert Becaud,  “She” de Charles Aznavour o “Puente sobre aguas turbulentas” de Simon & Garfunkel. Quizá en su  muerte se corporizó el doloroso fin de una época, y justo en medio de una pandemia que nos puso a todos patas para arriba y donde resulta más confortable sumergirse en el pasado reciente que tantear a ciegas ese terreno desconocido que hoy llamamos futuro.


You Might Also Like

10 Comentarios

  • Vivi Zorrito Pincha says: 24 mayo, 2020 at 20:45

    Padres que hoy tienen 40 pirulos?…No me dan los números,yo era una nena y tengo 58 años,otra cosa,se olvidaron de mencionar a Graciela Yuste.

    Reply
  • aida says: 25 mayo, 2020 at 02:29

    se

    Reply
  • Ada says: 25 mayo, 2020 at 10:37

    Excelente Recopilacion Historica Musical.Me emocionó rememorar ésa Gloriosa Epoca.Gracias!.Sergio, mi más Admirado y Querido Intér.prete.Su Recuerdo imborrable en mi Memoria

    Reply
  • Elida says: 25 mayo, 2020 at 11:07

    Muy bueno nota , Sergio Denis presente hoy y siempre .

    Reply
  • Marta López says: 25 mayo, 2020 at 18:36

    Muy bueno lo expresado. Realmente impacto muchísimo la partida de Sergio, a mi, más que la de otros ídolos, El recorrido de la nota me permite comprender mejor lo que he sentido.
    Muchas gracias!!.

    Reply
  • Adrienne says: 25 mayo, 2020 at 21:05

    MUY BUEN RACONTO D UNA EPOCA . D SERGIO UN POCO MÁS D HISTORIA,SE LO MERECE. MUCHAS GRACIAS!!

    Reply
  • angeles says: 25 mayo, 2020 at 22:14

    excelente. emoción plena. mejor contado imposible. felicitaciones a quien pudo poner en palabras el alma de un país que vive de su música. gracias!!!

    Reply
  • angeles says: 25 mayo, 2020 at 22:16

    excelente. emoción total. felicitaciones a quien pudo poner en palabras el alma de un país que vive de su música. gracias!!!

    Reply
  • Jorge eugenio says: 25 mayo, 2020 at 22:24

    Sergio Denis..que canciones..que color de voz..que letras lo he visto infinidad de veces..la ultima el 2018 en el espacio clarin de Mardel..cuando se iba le grite soy de Suarez vino y me dio un abrazo lo tengo grabado..tenia todo pinta talento don de gente..humildad ..para mi unico …nunca te olvidaremos..lo mas famoso de coronel suarez..el Polo y Sergio Denis…hasta. Siempre CAMPEON !!!!!!!

    Reply
  • Juan Pedro dubois says: 26 mayo, 2020 at 13:02

    Esos éxitos del pasado no tan lejano, siempre estarán en nosotros, porque la musica romántica,pop o como quiera llamarse, nunca muere, aunque artistas como Sergio y otros, partan, la musica de antes, ahora y después, se podrán ir reciclando, pero su esencia, jamas desaparecerá,gracias

    Reply
  • Responder a Marta López Cancelar respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.